Las pensiones por invalidez

ene 9, 2013   // Publicado en    Sistema de AFP  //  Sin Comentarios

Con alguna frecuencia nos enteramos o escuchamos de casos de amigos, familiares o de otras personas que repentinamente padecen de alguna enfermedad grave o que sufren  accidentes que cambian por completo sus vidas, limitando su capacidad para desarrollar sus actividades habituales incluyendo su trabajo.

Todos sabemos que estamos expuestos a ese tipo de riesgos,  como lo están todos los seres humanos en el mundo, pero generalmente nos resistimos a pensar en ellos.   Sin embargo, es necesario dedicar un tiempo a pensar ¿qué haríamos nosotros en caso de que repentinamente una enfermedad o accidente nos causara un discapacidad y no pudiéramos seguir trabajando? ¿Cómo seguiríamos sosteniendo a nuestras familias y cubriendo nuestros gastos?

Ante esta interrogante, es importante que como afiliado a una AFP, sepas que la Ley te concede el derecho a solicitar un beneficio por discapacidad.  El primer paso en el proceso de otorgamiento del beneficio es que seas examinado por la Comisión Calificadora de Invalidez de la Superintendencia del Sistema Financiero. Dicha Comisión, integrada por Médicos de diferentes especializadas, ordenarán los exámenes y tendrán acceso a los expedientes de los Médicos y Hospitales donde te han tratado por tu enfermedad o accidente y dictaminará con base a ello, si tu caso califica como meritorio de otorgarse un beneficio por invalidez, definiendo el grado y origen de la misma.

El grado de invalidez, hace referencia al porcentaje de pérdida de capacidad de trabajo que presente el afiliado. Si es del 50%  y menor del 66.67%, es considerada una “invalidez parcial”; si supera el 66.67%, se considerará una “invalidez total”.

El origen de la invalidez, hace referencia a si la enfermedad o accidente es de origen común o está relacionada con tu actividad laboral. En el primer caso, el beneficio por invalidez será otorgado en la AFP mientras que si es de origen laboral, será responsabilidad del Régimen de Enfermedad, Maternidad y Riesgos Profesionales del ISSS.

El dictamen que la Comisión Calificadora determina tiene una vigencia de tres años. Durante ese tiempo el afiliado recibirá su pensión por invalidez. Luego  la Comisión reevalúa el caso y emite un segundo dictamen, pudiendo ser la confirmación del anterior,  una modificación del grado de invalidez o  bien, si la condición ha sido superada, definir que la invalidez ha cesado.

En otro artículo vamos a explicarte cómo se financian los beneficios por invalidez y recuerda que cualquier consulta  sobre casos puntuales puedes hacerla a la AFP en la que estás afiliado, ya sea visitando cualquiera de sus agencias, llamando a los centros de atención o a través de sus sitios web.

Comparte tu comentario